Follow by Email

martes, 10 de abril de 2012

EL GUARDA TEMPLO INTERNO


 EL GUARDA TEMPLO INTERNO


El Cargo de Guarda Templo Interno fue aparentemente desconocido en Logias bajo la Constitución Inglesa hasta la primera parte del siglo diecinueve. La primera mención a este Oficial en las Constituciones apareció en 1815, y la referencia conocida más antigua a su designación puede ser encontrada en las Actas de la Logia Burlington, ahora No. 96, fechadas 14 de Diciembre de 1814.
Hubo un tiempo en que la joya distintiva del Cargo de Guarda Templo Interno frecuentemente usada fue la Trulla, y no hasta 1819 que le fueron asignadas las Espadas Cruzadas. No ha  habido ningún cambio desde entonces, y hoy en día el Hermano Guarda Templo Interno es informado, cuando el Venerable Maestro le impone su collarín, que su joya son “dos espadas cruzadas”, su puesto “de la parte de adentro de la puerta de la Logia”, y que sus deberes son tan importantes como los de cualquier otro Oficial, ni mayores ni menores.
Es de lamentar que algunos Masones jóvenes, muestran una tendencia a tomar su designación para el Cargo de Guarda Templo Interno relativamente a la ligera, como si los deberes inherentes al mismo fueran de una naturaleza tan simple como para requerir un mínimo de preparación y poca consideración seria. Es de valorar una confianza razonable al asumir este Cargo, pero el exceso de confianza, por el contrario, frecuentemente conduce al error, a la confusión y al consecuente desastre.
Un ejemplo del grado de perfección con el cual es posible cumplir las aparentemente simples obligaciones del Guarda Templo Interno fue indeleblemente grabado en la mente del presente escritor en la Reunión del Festival de la Logia de Emulación y Perfeccionamiento que tuviera lugar en el Gran Templo en Freemasons’ Hall en Febrero de 1919, en cuya ocasión el puesto cercano a la entrada de la Logia fuera ocupado por un experimentado Past Maestro, miembro de la Gran Logia de Administradores, quien cumpliera los deberes del Cargo con un grado de dignidad impresionante y con un dominio que, casi seguramente, ha sido rara vez igualado y nunca mejorado en una demostración similar o en cualquier otro lugar.

El Hermano Guarda Templo Interno es el vínculo de comunicación entre la Logia y el mundo externo, y bajo ninguna circunstancia debe abandonar su puesto cercano a la entrada de la Logia. Está a cargo de la puerta de la Logia y nada debe inducirlo a perder el control de la misma mientras esté abierta. A ningún Hermano, sin importar cuan distinguido sea su rango,  de le debe permitir pasar entre el Guarda Templo Interno y la puerta. Si el Guarda Templo Interno adquiere la costumbre de sostener la puerta cada vez que la abre, entonces nadie puede pasar entre él y su responsabilidad.
En un Templo o Logia bien organizada, la puerta debería estar en el Oeste o Cuasi-Oeste. Existen muchas Logias donde no se cumple esta correcta disposición pero, sin importar la ubicación de la puerta, la correcta ubicación de la silla del Guarda Templo Interno  es inmediatamente a la izquierda del  pedestal del Primer Vigilante. Todos los informes deben ser dados desde esa posición, y de ninguna otra.
Un llamado del Guarda Templo Externo desde la puerta es la señal (si no hay asuntos en proceso) para que el Guarda Templo Interno se ponga de pie,  tome la P:. y muestre el S:. del Grado, e informe al Segundo Vigilante que “A la Puerta Tocan”[1]. Después de recibir la respuesta del 2:.V:. de la manera correcta, el Hermano Guarda Templo Interno descarga el S:. y se dirige a la puerta. Habiendo recibido el anuncio del Guarda Templo Externo cierra la puerta, sin olvidarse de asegurarla, regresa a su posición frente a su silla,  y repite el informe del Guarda Templo Externo al Maestro. En ambos casos el Guarda Templo Interno debe recordar que no debe cortar el S:. hasta que el Maestro o el Segundo Vigilante le hayan respondido.
Cuando el Guarda Templo Externo da un informe en la puerta de la Logia, el Guarda Templo Interno debe recordar que el nunca informa directamente al Maestro, sino siempre a través del Segundo Vigilante. El 2.V. responderá mediante          o, en caso de un Candidato esperando admisión, primero informará al V.M. y luego dará al G.T.I. instrucciones verbales. Después de abrir la puerta y recibir el informe del Guarda Templo Externo, el G.T.I. informa directamente al V.M.. Siempre.
Cuando se trate de un Miembro o un Visitador, el G.T.I. debe informarle el Grado en el cual está trabajando la Logia, a fin de que pueda dar el saludo correcto. Ningún Hermano, sin importar lo elevado de su rango, debe ser admitido en la Logia hasta que se haya informado debidamente al Maestro.

El Guarda Templo Interno que jamás se vea obligado a ejercer tal autoridad puede considerarse afortunado. Es notable que el Hermano Secretario (¡quien ciertamente debería saberlo mejor!) frecuentemente parece considerar que está investido del derecho en entrar y salir de la Logia de una manera informal. El Guarda Templo Interno que de forma resuelta se niega a permitir tal irregularidad puede, posiblemente, ganarse la molestia momentaria de un impaciente Hermano Secretario, pero no deberé permitir que ese hecho le impida ejecutar sus deberes de manera adecuada.
El Hermano Guarda Templo Interno debe recordar que los Hermanos no exigen su admisión. Ellos la “buscan” o “solicitan”[2]. De acuerdo al sistema de Emulación ninguna de esas palabras es utilizada. La fórmula es: “V.M., el H:. A.B.”, a lo cual el V.M. responde “Admitidlo”.
 Solamente en un caso el Guarda Templo Interno se dirige al 2.V. por su nombre, y es cuando la Logia está siendo abierta en el Primer Grado. El 2.V. se dirigirá al G.T.I. por su nombre para ver q.l.L.e.d.a.c. Habiendo cumplido la instrucción, el G.T.I. informa a 2.v. por su nombre q.l.L.e.d.a.c. En esta instancia no existen P:. ni S:. En cualquier otra situación el G.T.I. toma los P:. y S.. y se dirige a su Oficial Superior en el Sur como “Hermano Segundo Vigilante”. El Maestro jamás es referido por su nombre.
El Hermano Guarda Templo Interno debe tener cuidado en recordar que solamente en Primer Grado un Candidato es descrito como “Sr.” cuando es anunciado. En el Segundo y Tercer Grado, él es un “Hermano”.
 El Guarda Templo Interno nunca debe abrir la puerta para admitir a un Candidato para cualquier Grado, hasta que el Diácono responsable haya colocado el C.P.H.  en su lugar[3] , ni hasta que ambos Diáconos se encuentren a la puerta, listos para recibir al Candidato.

Cuando el V.M. le instruye admitir al Candidato, el G.T.I. debe recordar siempre llevar consigo a la puerta el P…l, E:. o C:., de acuerdo al Grado. En Primer Grado, después del uso del P...l, el G.T.I. debe sostenerlo en alto para comunicar al V.M. que ha sido utilizado y colocarlo nuevamente en el ped. Del 1.V., donde el 1.D. lo deberá encontrar en el momento apropiado. [4]
El G.T.I. está muchas veces inseguro del método correcto de aplicación del P…l, E:. o C:.
En Primer Grado, el P…l debe ser aplicado a la l.i.d. del Candidato. En Segundo grado se deben aplicar los brazos de la E.. En Tercer Grado, la p..s extendidas del C:. simultáneamente.
Al recibir a un Candidato, el G.T.I. nunca debe salir de la Logia. Su lugar es del lado de adentro de la Puerta de la Logia, y el G.T.E. debe conducir al Candidato a una posición tal que el P..l, E. o C. sean correctamente aplicadas, mientras el G.T.I. está parado justo en el ingreso de la Logia.
Posiblemente es esperar mucho del Hermano Guarda Templo Interno, quien frecuentemente es un Masón joven e inexperimentado, pedirle se asegure que todos los Hermanos Visitadores se encuentren debidamente ataviados y no lleven joyas extrañas, pero deberá prestar mucha atención a esos detalles.
De la misma manera, debe estar alerta para ver que el Hermano Guarda Templo Externo no hubiera cometido algún error importante en el cumplimiento de sus deberes. P.ej.: que el Candidato esté D:.P:.
Ningún trabajo ceremonial de importancia debe ser interrumpido jamás para dar un informe. Los llamados dados por el Guarda Templo Externo en momentos inoportunos deben ser ignorados. Si existe duda sobre la conveniencia de atender un llamado, el Guarda Templo Interno puede tratar de llamar la atención del 2.V. Si no hay señales que vengan desde ese lugar, puede  tal vez tratar que atraer la atención del V.M. o P.V.M. para recibir desde allí una indicación silenciosa sobre la conveniencia de anunciar el llamado o de esperar a un momento más oportuno.
El Hermano Guarda Templo Interno debería estudiar los siguientes apuntes que le serán de ayuda para el cumplimiento de sus funciones.
APERTURA DE LA LOGIA
  1. El G.T.I. no debe mostrar S. alguno cuando el 2.V. le instruye a.q.l.L.e.d.a.c. El G.T.I. se dirige a la puerta y da los T. de Primer Grado. No debe abrir la puerta[5]. EL G.T.E. responderá con los mismos T. El G.T.I. retorna entonces a su posición frente a su silla e informa al 2.V. por su nombre: “H:……..l.L.e.d.a.c.”. Hasta este momento no debe haber P:. ni S:.
  2. Cuando el V.M. ha declarado a la Logia “debidamente abierta” y los Vigs:. han dado         , el G.T.I. se dirige nuevamente a la Puerta y da los T:. de Primer Grado, los cuales serán debidamente respondidos por el G.T.E.


[1] En todos los casos, cuando informe al 2.V., el G.T.I. debe recordar no girar su cuerpo hacia el S. El G.T.I. debe estar posicionado en escuadra hacia el E., girando solamente su cabeza hacia el 2.V. cuando se dirija a él.
[2] Los únicos hermanos de la Masonería Metropolitana con el poder  de “exigir” su admisión en la Logia son el M.R. Gran Maestro, el M.R. Pasta Gran Maestro y el R. Diputado Gran Maestro. En las Provincias y Distritos, el R. Gan Maestro Provincial o Distrital y sus Diputado Gran Maestro Distrital o Provincial o su Gran Maestro Distrital o Provincial Adjunto. Ningún otro Hermano tiene tal derecho,  excepto en el caso que esté actuando como acreditado representante directo del Gran Maestro. Existe una impresión ampliamente difundida en muchas direcciones de que un Oficial  de la Gran Logia puede “exigir” su admisión, pero es errada. Ningún Gran Oficial, cuan alto sea su rango (excepto los ya mencionados), tiene mayor derecho a ingresar a la Logia que el Maestro Masón más joven. EL Maestro tiene el derecho a rechazar la admisión (ver Capítulo XXVI). Debe tomarse nota de que un Gran Oficial visitador de la Logia tampoco está investido de la más mínima autoridad, por virtud de su rango, para interferir de manera alguna en los procedimientos o para  cuestionar el accionar del Maestro. Si se le pide consejo, seguramente lo dará con mucho gusto; si no, lo único que lo distingue de otros Hermanos visitadores es el color de sus arreos.
[3] Ver Nota al Pie, Capítulo del Segundo Diácono

[4] Es deber del 1.D., y no del G.T.I., llevar el P…l al V.M. Está última práctica es muy común y se sostiene muchas veces sobre la premisa de que el P…l es la Herramienta o Emblema particular del G.T.I., una línea de razonamiento difícilmente sostenible si se recuerda que el uso del P…l en Primer Grado es duplicado exactamente por el uso de la E:. o el C:. en el Segundo y Tercer Grados. La Joya del G.T.I., como le es informado por el V.M. al ser investido es “dos espadas cruzadas”. Sólo existe un oficial armado en la Logia, el Guarda Templo Externo que monta guardia en la ante sala con una e.d. El P…l no es un arma de ataque ni de defensa, no es más que un implemento utilizado para un propósito específico en el Primer Grado, como lo son la E. y el C. en el Segundo y Tercer Grados, y no es de ninguna manera un insignia, joya o herramienta del G.T.I. El G.T.I. jamás debe abandonar su lugar cerca de la puerta de la Logia, pero es adecuado que el 1.D., como mensajero específico del V.M., sea el que transporte el P…l consigo al Or:. Y lo coloque en el Ped:. Del V.M., listo para ser utilizado posteriormente en la Ceremonia.
[5] Esta norma se aplica a la Apertura en todos los Grados. La instrucción del 2.V. al G.T.I. es “asegurarse” q.l.L.e.d.a.c. y no tiene por intención significar que el G.T.I. deba abrir la puerta. La palabra “asegurarse” tiene un significado diferente a la percepción visual. Los T. de respuesta desde el exterior son indicación suficiente de que el G.T.E. está en su lugar y que la Logia e.d.a.c.

1 comentario:

Hugo A. Ramirez A. dijo...

En la versión original en Ingles de este articulo que corresponde al emulation working explaned de Inmman, usa específicamente el termino Inner Guard, no temple Inner Guard, es decir que el traductor se ha tomado una liberalidad al traducir "Guarda Templo Interno" en vez de usar el término correcto que es "Guardian Interno" en Emulación no se usa el término TEMPLO.